¿QUÉ SIGNIFICA TENER UN CASCO PARA MOTOCICLISMO CERTIFICADO?

Guía útil para entender el significado de las distintas certificaciones que existen en la industria del motociclismo.
¿QUÉ SIGNIFICA TENER UN CASCO PARA MOTOCICLISMO CERTIFICADO?

 

De acuerdo, todos en alguna ocasión hemos visto nuestro casco desde todos los ángulos posibles para inspeccionar cada detalle del mismo y asegurarnos que lo que hemos comprado o estamos por comprar cumple todos los requisitos que buscamos en un casco, sin embargo; en muchas ocasiones al revisar la parte trasera del casco podemos ver algunas pequeñas calcomanías pegadas y nos preguntamos ¿qué significan esas calcomanías y acrónimos? Pues bien, esas calcomanías que observamos refieren a las certificaciones que se han otorgado a nuestro casco para motociclismo, así que con este artículo pretendo desmitificar de la mejor forma todos los conceptos que giran alrededor de estas certificaciones. FirstMFG

 

UN POCO DE HISTORIA

 

Los cascos para motociclismo no siempre han sido cómo los conocemos actualmente, de hecho durante la primera década del siglo pasado los competidores de las famosas track races competían sin ningún tipo de equipo para motociclismo (por favor no hagan eso) lo que de forma un tanto obvia sólo derivaba en cientos de motociclistas accidentados y con graves lesiones en la cabeza ¿en serio qué esperaban?

 

No fue si no hasta el año de 1935 que el arqueólogo, militar, diplomático, escritor y todólogo T.E. Lawrence; mejor conocido como “Lawrence de Arabia” sufrió un terrible accidente mientras conducía su motocicleta que le provocó un coma de seis días en el hospital. Posteriormente el Coronel Lawrence fallecería a consecuencia de las lesiones ocasionadas en su cráneo, sin embargo durante esos seis días Lawrence fue tratado por un neurocirujano llamado Sir Hugh Cairns, quién estaba dedicado por ese entonces a estudiar los efectos del trauma craneoencefálico ocasionado por accidentes en motocicleta, gracias a estos eventos y de la mano de Cairns fue que surgieron los primeros cascos para motociclismo.

 

Pero la historia no termina aquí, ya que estos primeros prototipos diseñados por nuestro neurocirujano favorito sólo protegían al piloto contra heridas penetrantes en el cráneo; básicamente su casco servía sólo para evitar que tu cabeza terminara ensartada en el manillar de tu motocicleta. Años después, el americano Herman Roth patentó un casco que contenía un revestimiento interior que absorbía la energía de los impactos, y así fue cómo nacieron los cascos modernos.

 

DISTINTOS TIPOS DE CERTIFICACIONES

 

No podíamos llegar hasta aquí sin antes no dar un poco de contexto y algunos datos curiosos que quizá no sabías, pero finalmente te platicaremos a detalle sobre las tres distintas certificaciones de seguridad que existen hoy en día en la industria:

 

Certificación DOT: Acrónimo para Department of Transportment, algo así como nuestra Secretaría de Transportes pero de Estados Unidos y bien hecha. Esta certificación contiene el estándar federal FMVSS 218 (Si tu casco es certificado DOT también debe incluir esta leyenda) La certificación DOT es ampliamente conocida y quizá sea la más común en el mercado norteamericano.

 

Certificación ECE: Acrónimo para Economic Comission for Europe, llamada así por el organismo europeo que emite esta certificación con el estándar ECE 22.05. Esta certificación es la más usada en la Unión Europea en más de 50 países, así que todos los fabricantes europeos de cascos deben cumplir con esta norma.

 

Certificación SNELL: Quizá la menos conocida de las tres certificaciones actuales, esta norma que opera bajo el estándar M2015 debe su nombre en honor a Pete Snell, un popular corredor de automóviles de la década de los 50’s quién falleció en un accidente por lesiones provocadas en su cabeza (su casco no lo protegió apropiadamente) A consecuencia de este accidente, un grupo de amigos y científicos fundaron la organización sin fines de lucro Snell Memorial Foundation dedicada desde su creación a la investigación y desarrollo de medidas de seguridad que mejoren continuamente las pruebas realizadas sobre los cascos para motociclismo y por supuesto también, del automovilismo.

 

BONUS*

 

SHARP: Acrónimo para Safety Helmet Asessment and Rating Programme (sin duda el acrónimo más cool y menos aburrido que hemos escuchado hasta ahora) mencionamos SHARP como un bonus ya que a este organismo no se le considera propiamente como una institución certificadora, si no más bien un programa del gobierno británico que diseña esquemas de seguridad que califica la eficacia de distintos cascos de distintas marcas mediante un sistema de calificación de estrellas.

 

Si tu casco no incluye ninguna calcomanía que contenga alguna de estas certificaciones, entonces lamentamos decirte que estás usando un infame y peligroso casco quitamultas, aunque también debemos decir que hay pequeñas y raras excepciones para cascos que no se encuentren certificados, siendo el caso de prototipos de cascos de marcas nuevas que aún no consiguen realizar las pruebas pertinentes para conseguir alguna certificación, sea cuál sea el caso, en Hellmet recomendamos ampliamente siempre usar un casco que esté certificado, así que siempre podrás tener la tranquilidad que todos los cascos vendidos por nosotros contarán por lo menos con una de las tres certificaciones mencionadas anteriormente.

 

¿CÓMO SE REALIZAN LAS PRUEBAS PARA CERTIFICAR UN CASCO?

 

Para contestar esta pregunta debemos entender primero cuál es el objetivo principal de un casco; de forma burda podemos decir que sirve para proteger tu cabeza de los impactos; pero si nos ponemos un poquito técnicos diríamos que el objetivo de un buen casco de motociclismo es dispersar de la mejor forma posible la energía transferida a tu cabeza durante un evento desafortunado, evitando así en la menor medida que la energía de impacto se acumule en un punto específico de tu cabeza y se genere un daño importante.

 

Las pruebas que se realizan para conseguir cualquiera de las distintas certificaciones existentes usan el dummy de una cabeza equipado con sensores que registran la energía de impacto acumulada, para dichas pruebas el dummy (con el casco puesto) es colocado sobre una pequeña grúa que deja caer el casco a distintas velocidades sobre un yunque; las pruebas se realizan con yunques de diferentes formas y en posiciones variadas que permitan registrar mediante una computadora el nivel de dispersión de energía que está brindando el casco sujeto a la prueba.

 

Debemos decir que el nivel de seguridad de un casco no sólo reside en su nivel de dispersión de energía; porque aunque es el factor más relevante también existen otras cosas que deben tomarse en cuenta a la hora de hablar de seguridad, cómo lo son la capacidad que tiene el casco para evitar heridas penetrantes (gracias Sir Hugh Cairns), el campo de visión y su sistema de retención (que el casco no salga disparado si tenemos un accidente)

 

FirstMFG

 

DIFERENCIAS ENTRE CADA CERTIFICACIÓN

 

A pesar de que la pruebas propuestas entre cada estándar son similares, cada certificación usa su propia metodología. A continuación hablaremos con mayor profundidad sobre las certificaciones que hemos platicado en esta publicación:

 

DOT FMVSS 218 - Usualmente considerada como la certificación más básica y común entre todas las demás; sin embargo no se dejen engañar, los requisitos que marca el estándar de DOT son bastante estrictos ya que los cascos tienen que ser sometidos a rigurosas pruebas que dejan poco espacio para errores, los cascos son lanzados sobre el yunque del que les platicamos antes a velocidades muy elevadas y con mucha potencia. Sin embargo, el estándar FMVSS 218 de DOT no es una certificación que sea emitida propiamente por el Departamento de Transportes de los EE.UU, en este caso; antes de poner a la venta pública un modelo de casco nuevo, cada fabricante y marca de cascos que desee incluir una calcomanía DOT en su modelo, tiene la obligación de realizar por cuenta propia las pruebas que marca el estándar FMVSS 218. Lo que sí hace el Departamento de Transportes es emplear a contratistas independientes que realicen pruebas aleatorias de los distintos modelos de cascos para motociclismo existentes en el mercado para detectar posible mercancía defectuosa o de seguridad comprometedora, algo así como los controles antidopping realizados a los deportistas como medida precautoria (así mantienen a todos a raya). Actualmente para los fabricantes de cascos existen multas de más de $5,000 dólares por cada casco que les sea encontrado con etiqueta DOT y que no cumpla con el estándar FMVSS 218.

 

ECE 22.05 - La certificación ECE 22.05 es relativamente más nueva que las otras certificaciones pero eso tampoco significa que no cuenten con las credenciales suficientes para hablarnos de seguridad (sí, porque europeos) ECE también tiene una exigente metodología que va un poco más allá que las pruebas requeridas por DOT, ya que además de probar el nivel de energía dispersada, también hacen mucho hincapié en medir la calidad de los visores ópticos que tienen algunos cascos; esto quiere decir que ECE 22.05 evalúa la seguridad de los cascos no sólo en términos de los impactos que puedan recibir, si no hace una revisión más integral de todos los factores que contribuyen a que el piloto se encuentre seguro con dicho casco. A diferencia de DOT, ECE 22.05 sí emite su propia certificación y se encarga de probar cada modelo de casco según su normativa antes de que los fabricantes puedan sacar el producto a la venta.

 

SNELL M2015 - Debido a sus orígenes encontrados en el automovilismo, podemos decir que la certificación SNELL M2015 es la más extrema de todas. Las pruebas realizadas por la Snell Memorial Foundation son sumamente rigurosas y estrictas; los yunques que utilizan tienen ángulos puntiagudos y la presión ejercida sobre los cascos que prueban es como mencionamos antes, extrema. Hoy en día es la certificación menos común que podemos encontrar en un casco y debido a las distintas pruebas utilizadas para alcanzar el estándar, los costes bastante altos, lo cuál también encarece al casco. A pesar de que algunas personas ven a SNELL como una de las mejores certificaciones posibles, muchos detractores del estándar M2015 piensan que el revestimiento interior de los cascos certificados por este organismo son demasiado duros.

 

SHARP - De acuerdo, ya sabemos que antes les hemos dicho que SHARP no es una certificación como tal, sin embargo pensamos que vale la pena hablar de este programa que ha empezado a hacer ruido en la industria. Para SHARP no hay blancos ni negros, ya que van más allá de aprobar o rechazar un casco, lo que hacen es asignar una calificación basada en estrellas, siendo las 5 estrellas el objetivo de todo buen fabricante. Las pruebas realizadas por esta institución miden la energía dispersada en diversos puntos del casco y a distintos niveles de fuerza aplicada. Cabe mencionar que la opinión de algunas personas sobre el sistema que utiliza SHARP es algo polarizada, ya que para algunos es una útil referencia que sirve para que el consumidor tome una decisión más informada sobre su elección de casco y para otros, la calificación mediante estrellas es un sistema demasiado simplificado para medir la eficacia de un casco para motociclismo; cómo en todo siempre habrá gente a favor y gente en contra. NOTA: SHARP sólo evalúa cascos que antes hayan obtenido la certificación ECE 22.05

 

CONCLUSIONES

 

El objetivo de este artículo es generar una mayor cultura y conocimiento sobre toda la tecnología y complejidad que existe detrás de la fabricación y diseño de un casco, la intención no es generar un debate interminable sobre cuál certificación es la mejor y más segura, ya que al menos nosotros consideramos que no existe una respuesta definitiva, lo que sí pensamos es que cada certificación tiene sus pros y contras. Es responsabilidad de nosotros cómo usuarios actuales de un casco y miembros activos de este apasionante estilo de vida y también de aquellos que estén por adentrarse en esto del motociclismo, estar bien informados antes de realizar la compra de un casco, siempre asegúrense de que su prospecto de casco cuente por lo menos con una de estas certificaciones y que el fabricante de dicha marca cuente con una historia que lo respalde en términos de calidad y garantía. Esperamos también que este artículo les sirva para que la próxima vez que inspeccionen la parte trasera de un casco y vean esas calcomanías con acrónimos extraños, sepan perfectamente qué significa cada cosa.

 

Recuerden que la seguridad no es un juego, usen la cabeza, usen casco.

 

Por: Gerardo Bernal

More post in same category

Related by tags

Leave a comment

0 Comentarios

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.